Viviendo en medio de una pandemia

Por @adiazmoreira desde Arabia Saudita para Opositores.cl

Quién iba a imaginar que tan solo un par de meses atrás alguien – en su sano juicio – hubiese previsto que iba a estar viviendo una pandemia global. Seguramente, ni el más agorero ni el más pesimista.

El coronavirus Covid-19 ha conseguido, en poco tiempo, desestabilizar la economía mundial con su consiguiente efecto sobre los equilibrios económico-sociales y las relaciones internacionales. Cada país está llevando a cabo distintas estrategias con tal de “aplanar” la curva de contagio y evitar colapsar su sistema sanitario. Y es aquí donde las diferencias económicas, socioculturales y de política de seguridad de las naciones determinan la capacidad de respuesta ante un problema de esta envergadura.

Aparentemente el origen de esta enfermedad fue en la ciudad de Wuhan en China casi a fines del año pasado. Los contagios luego comenzaron a extenderse por Asia, Oceanía, Medio Oriente, Europa, África y América como un “efecto dominó” imparable e infranqueable (el virus también podría calificarse como un enemigo poderoso e implacable que no respeta nada ni a nadie). Es decir, los países de Occidente han tenido tiempo para – tal cual espectadores – preparar sus planes de contingencia según lo que han observado en los países de Oriente.

Algunos países han respondido tempranamente aplicando test masivos a su población haciendo un riguroso seguimiento de los vectores de contagio de la enfermedad, apoyados por tecnología de punta, sumado a efectivas medidas de cuarentena social a nivel general. Entre estos tenemos a países como Corea del Sur y Nueva Zelanda. Otros países han respondido tardíamente, realizan test solo a la población que presenta síntomas característicos de la enfermedad y de mediana intensidad hacia arriba, aplicando medidas de cuarentena específicas y temporales, y que están apostado a conseguir inmunidad de “rebaño[1]”. Aquí se podrían incluir países como Irán y Pakistán, por ejemplo.

Sin embargo, donde se ha visto que la curva de contagios ha avanzado más rápido y el virus ha sido más letal ha sido en países de Occidente como Italia, España, Estados Unidos e Inglaterra. Estos países, considerados desarrollados, han sucumbido a la pandemia debido principalmente a que la composición etaria de su población tiene un porcentaje considerable de adultos mayores y el Covid-19 justamente ataca con más fuerza a esos grupos. Cabe consignar que las decisiones de los líderes de estos países en términos de protección y cuidado de sus ciudadanos han tenido que estar permanentemente sopesando las consecuencias económicas del cierre de sus actividades productivas, junto con atenuar los efectos de la crisis sanitaria. Esta ecuación, y la búsqueda del equilibrio, entre resguardar la vida de las personas con el mínimo impacto en la producción y el empleo, es extremadamente compleja de resolver.

Escribo estas líneas desde Arabia Saudita. Un país de medio oriente que hasta el momento ha podido controlar la situación. Una de las medidas más importantes que se tomaron aquí fue el cierre a tiempo de los sitios más sagrados para los musulmanes Meca y Medina, junto con el cierre de la frontera y suspensión de vuelos internacionales. Con ello se evitó que millones de fieles provenientes de distintas partes del mundo hagan ingreso al país a la peregrinación de Hajj[2] y Umrah[3]. Los toques de queda y las cuarentenas a ciudades enteras se han intensificado últimamente con el objeto de prepararse adecuadamente y evitar una propagación acelerada en la época de Ramadán[4] que está comenzando.

Al parecer el confinamiento continuara por un tiempo más, por lo que es nuestro deber prepararnos para un futuro que probablemente va a ser distinto al mundo que conocíamos.


[1] La inmunidad de rebaño, también conocida como inmunidad colectiva o de grupo, se da cuando un número suficiente de individuos están protegidos frente a una determinada infección y actúan como cortafuegos impidiendo que el agente alcance a los que no están protegidos.

[2] Peregrinación que realizan los fieles musulmanes a La Meca en Arabia Saudita.

[3] Peregrinaje a La Meca realizado por musulmanes, el cual puede realizarse en cualquier período del año. Es llamado a veces peregrinaje menor, siendo el Hajj el peregrinaje mayor, el cual es obligatorio para todos musulmanes que puedan hacerlo. De acuerdo con algunas escuelas islámicas, el Umrah no es obligatorio, pero muy encomiable.

[4] Noveno mes del calendario musulmán, conocido internacionalmente por ser el mes en el que los musulmanes, por su fe y por sus creencias ayunan durante las horas de sol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *